HONORIS CAUSAM

Hay quien se merece el cielo, otros premios humanos; galardones, medallas y condecoraciones, reconocimientos y homenajes…

Saber reconocer es toda una sabiduría.

Dados a reconocimientos y premios la caridad comienza por uno mismo y aprender a reconocerse y recomendarles es toda una maestría que pocos practican. Y ojo, que si nos pasamos podemos engolarnos y dormirnos en los laureles.

Una ciudad, una institución, una empresa u organización tiene que saber reconocer y premiar.

¡Ay la envidia! Fiel consejera. No falla en las reuniones, tampoco la adulación, suelen presentarse como consejeros.

Premiar con la mente o con el corazón, es todo una diferencia. Con la mente interviene la memoria y con el corazón el recuerdo. La memoria con sus filtros puede jugarnos una mala pasada. Los recuerdos son un patrimonio muy personal y subjetivo.

En todo  y caso y siempre pretender ser justo es una ardua tarea y nuestro nivel de lo justo y lo injusto está en función de lo como nos tratemos nosotros mismos, pues uno no puede dar lo que no tiene. Hay quien trata mejor a los demás que así mismo, de éstos hablaremos otro día.

Hoy,  recuerda, ¿cuando fuiste la última vez que te reconociste personalmente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.