INTANGIBLE

En un vaso, un plato, una cazuela, una habitación,  una casa…nos fijamos en lo que podemos tocar y ver, pero no es lo tangible lo que le da su sentido, sino el espacio que el contenedor contiene, lo invisible, inamprensible,  lo intocable, ese espacio vacio es la esencia y el sentido de su existencia.

Así es la vida también, nos fijamos en lo tangible y se nos olvida que nuestro cuerpo solo es el contenedor y que su verdadera función es contener lo intangible, invisible, intocable e inamprensible y que el espacio vacio es nuestra esencia. Lograr vaciarse de lo tangible para ser solo lo intangible.

Ser desde lo intangible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.