LAS DESPEDIDAS

LAS DESPEDIDAS.

Hoy comienza un camino.  Después de 25 años abadono el que fuera el lugar de mi trabajo.

Me despido con serenidad y silencio de las cuatro paredes que fueron testigos durante esos años de sueños,  pensamientos, ilusiones,  fortalezas y debilidades,  gracias y pecados, anhelos y esperanzas, pero sobre todo trabajo. 

En los últimos años las paredes fueron testigos de un nuevo amanecer que tanta luz me ha dado, y, tal vez por ello, la luz ha puesto en evidencia carencias y necesidades de las que hasta entonces no era consciente.

Gracias. Un eterno abrazo de gratitud. Siempre me quedará la mirada furtiva y el guiño de complicidad cuando por delante de tu fachada pase.

Adios La Reja no sabes hasta que punto hoy siento que lo fuiste de verdad. Pero cuando dentro estaba fuiste protectora mas ahora no puedo dejarte ser carcelera de mi corazón.  

Adios…adios…adios.

SIEMPRE ADELANTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.