MONETARIZADOS

Hemos sido creados para imagen y semejanza del dinero que ganamos y poseemos.

De hecho vestimos y compramos conforme a ese a criterio.

El dinero marca la diferencia. Establece clases.

Monetarizar es ponerle el valor económico a cada cosa y caso. Cuánto ganas y cuanto tienes.

Vivir la vida con el pensamiento puesto en la monetarización, en el precio, deja al corazón asido de tal forma a lo terrenal que eliminará cualquier capacidad de desarrollo en lo espiritual y no podrá desarrollar todo su potencial.

Monetarizar la vida es darle el poder a una energía no natural. Creada por el hombre para dominar al hombre. El oro para los colonos representaba el poder ser rico y para los indígenas no tenía tal valor. Un producto tan cultural y nada natural es absolutamente prescindible.

El carácter prescindible es imposible, dirán algunos, y ello es la prueba de como la monetarización ha logrado generar la creencia absoluta de necesidad en la humanidad, que, como otras muchas, nos dominan y determinan nuestra vida.

Al mundo vinimos sin dinero y sin dinero nos marcharemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.