PAZ

PAZ.

Haya PAZ. Tener PAZ.

Todos queremos la PAZ.

Y todos nos consideramos pacíficos.

¿Quién entonces hace la guerra?

Salvo tribus muy antiguas las civilizaciones han generado procesos educativos enfocados a la paz y la convivencia. Las familias inculcan valores de fraternidad. Las sociedades fomentan las relaciones de cooperación y desarrollo.

Pese a todas las aparentes cautelas la Paz no reina en el mundo e incluso algunas veces en nuestras propias vidas.

El guardián de la PAZ hasta ahora ha sido la mente. Que no sabe perdonar, soltar, pues está entrenada para memorizar y le cuesta perder la razón de toldo aquello que conculca los principios de su propia existencia. La mente como guardiana de la PAZ es COMO poner a la zorra a cuidar del gallinero.

En Desarrollo Personal se enseña a ser un hombre y una mujer de Paz. Se aprende a soltar. Se aprende a quitarle a la mente el protagonismo. Se aprende a gestionar los deseos de guerra dentro de uno mismo pues se aprende a no proyectar en los demás nuestros propios sentimientos de frustración, odio, envidia, vanidad, orgullo, codicia…Se aprende que la PAZ antes que un derecho es una actitud,  un carácter generado por hábitos y costumbres y por ello una responsabilidad personal intransferible.

Estamos dotados de un corazón cuyo entrenamiento es vital para ser hombres y mujeres de Paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.