Poética II

Hay habitantes en Salamanca muy vivos.
Dispuestos a cobijarte y darte su mejor sombra y con ella frescor. Son nuestros árboles.
Pasan desapercibidos para la inmensa mayoría de líos habitantes humanos con prisas y mucha actividad mental por la inmensa cantidad de cosas que tienen que hacer y lo importante que son.
Más aquellos serenos, esperan, siempre esperan….lo harán toda su vida. NOS ESPERAN, te esperan.
Y cuando llegues a ellos con total consciencia te otorgarán el don de su sabiduría, la del que eternamente espera, que no es otro que el mismo Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.