SECUELAS FÍSICAS

“He tenido un accidente”. Así se ha expresan quienes por muy diferentes formas y procedimientos han tenido un un percance que les ha supuesto un a secuela física permanente o transitoria.

Cuando la secuela es transitoria no es tal secuela que tiene vocación de permanencia. En estos casos está la convalecencia, un período para la cura en el que se pone a prueba nuestra capacidad de cuidarnos y darnos mimos. En una ocasión leí la respuesta de un médico sobre el diagnóstico de un paciente:”Está muy bien, dice lo que tiene y hace lo que se le dice.” Más nuestro gestor interior, el ego, puede planearnos una mala convalecencia con consecuencias posteriores. Saber cuidarse, convertirse en cuidador y paciente. Un equilibrio entre orgullo y humildad. Aceptar.

La secuela, por vocación permanente, puede ser de muy diferente índole. Cada caso es un mundo. No hay recetas universales, hay personas y como tales hay pensamientos y sentimientos. El cuerpo padece la secuela y genera pensamientos y sentimientos. La gestión de ambos requiere entrenamiento y preparación. Se ha producido una accidente, una situación inesperada que nos marcará los vida para siempre, es un nuevo mapa que nuestra mente no tenía previsto, desconocido, abrupto y hasta hostil. Lo que hasta ahora sabíamos de la vida puede no servirnos. Entrenarse y prepararse para lo nuevo es fundamental.

Hay quien considera que puede y tiene el valor y la fuerza de poder. Más incluso éstos han precisado de ayuda de algún tipo. TU PUEDES, PERO NO SOLO es el lema de Proyecto Hombre.

Quererse, dejarse querer, aceptar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.