VIDA ESPIRITUAL EN EL SIGLO XXI (IV). EL PRINCIPIO.

¿Por dónde empezamos?. No es fácil tomar una decisión en la mente para comenzar la vida espiritual, pues no la reconoce, al igual que no reconoce, pues no se da cuenta, de que en su cuerpo se está produciendo un tumor cancerígeno. Para ella, la mente, la vida espiritual no existe y por ello el primer paso no es sólo informarla de que existe, es, además, formarla.

La información y la formación se convierten entonces en el primer elemento básico para poder iniciar un proceso de aprendizaje y en materia espiritual es lo mismo.

Este año queremos dedicar este espacio a analizar las posibilidades reales de mantener en el siglo XXI una vida espiritual y para ello tenemos que tener en cuenta que durante el siglo XX, los que nacimos en él, no fuimos, salvo excepciones, bien informados y formados en lo espiritual. No tenemos formación espiritual o no la tenemos adecuada.

Nos disponemos a realizar un viaje, un camino, y solo con los que quieran hacerlo. Es decir, existirán personas que no quieran tener una vida espiritual y a ellos, entonces, no nos dirigimos. Lo hacemos a aquellos que tienen la inquietud de avanzar en su desarrollo personal en esta faceta espiritual.

La mayor parte de los que acuden a nuestros cursos con esta inquietud lo hacen con una cierta información y formación, casi toda ella de base católica, cristiana. Su mente acoge conceptos y desarrolla creencias culturales y educacionales experimentadas y vividas en su infancia y juventud, pues en su madurez abandonaron toda práctica espiritual. Llevaron a cabo algunos ritos como el Bautismo, la Primera Comunión, la Confirmación, el Matrimonio Católico y poco más. Rezan cuando lo necesitan, van a Misa los domingos y fiestas señaladas y tienen algún otro gesto de piadoso. Otros vienen leídos sobre otras religiones, sobre todo la Budista y algunas teorías seudocientíficas sobre la espiritualidad y la propia vida y la Creación, la vida y la muerte, si bien no experimentadas y vividas como el cristianismo, al no haber sido iniciados desde la infancia en ellas y sin maestros que les acompañen e iluminen en sus caminos, a diferencia de la religión católica que cuenta con ese acompañamiento para quien lo desee vivir.

“Descreídos” la gran mayoría, es decir, quienes afirman: “Creo en Dios pero no en la Iglesia”, “Soy católica pero no practicante”, “Solo creo en Dios” y frases similares que pretenden poner en evidencia que sobre todo y ante todo la interpretación personal sobre el tema es la que predomina. Es decir, yo, o lo que es lo mismo, mi mente, ha decidido y en función de la creencia generada soy consecuente. Pero pese a esta decisión mental y sentimental aún tengo sed, aún no he encontrado el centro, la verdad, la VERDAD y quiero seguir profundizando en mi crecimiento personal.

Este principio de creencias y rotunda afirmación del “yo”, es decir, una estructura mental y sentimental que conforma nuestro credo es el principio.

Nacemos a la “espiritualidad consciente” con un principio. El cristianismo cuenta con “El Pecado Original”, doctrina teológica apasionante y que aún hoy en día mantiene una línea de debate entre quienes la estudian.

En nuestro caso “el principio” es evidente, y no podemos evitarlo. Todos tenemos “el principio” y con él partimos para realizar este viaje o camino espiritual.

Quien quiera negarlo se tropezará con él a cada paso, quien quiera cargárselo, borrarlo de un plumazo, verá como se regenera y se transforma pero no desaparece. “El principio”, como el Pecado Original es consustancial a la mujer y el hombre consciente del siglo XXI. En cuanto nacemos nos educan, vivimos en un entorno y una cultura, rodeados de circunstancias y experiencias que nos condicionan, conforman nuestras memorias y condicionan nuestras vidas. Este elenco de vida, es “el principio”.

En el camino que iniciamos “el principio” siempre nos acompaña, siempre. Nunca lo dejamos atrás, tan sólo sanaremos la manera en que lo vivimos y experimentamos por la mente y los sentimientos que genera. Pero este paso, para otro día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.