Y¿Que quieres? Por ejemplo caminar, si, ponerte en movimiento y comenzar el camino hacía lo salvaje, el territorio desconocido de tu vida.

¿ Por qué no te atreves? ¿Qué te retiene? Eh, ojo, que no tienes que coger un avión, solo dejar volar tu imaginación para que te lleve al lugar al que perteneces, al lugar del de que fuiste desterrado para venir a esta tierra que tanto te hace sufrir. El camino y el viaje es hacía tu interior, hacía tu corazón, tu espíritu, tu SER. 

BUEN VIAJE.

 Ah, se me olvidaba, el viaje es ¡¡¡¡¡¡SALVAJE!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.