VENTISEIS

VENTISEIS

“Renovarse o morir”

La naturaleza pronto  nos enseñó sus ciclos vitales que dividimos en cuatro estaciones, doce meses y trescientos sesenta y cinco días,  horas, minutos y segundos.

Todo en la naturaleza se renueva y recomienza. Más el hombre y la mujer tenemos el concepto “siempre” y “nunca” dos palabras con un poder tan poderoso que deberíamos ser conscientes al utilizarlas y hacerlo de manera conveniente. 

Cada año, ciclo vital, tenemos la posibilidad de renovar todo. Incluso las promesas,  compromisos,  pactos, alianzas, acuerdos…con nosotros mismos y lo que nos rodea.  Nuestros ancestros tenían ritos de iniciación y renovación, algunos nos han quedado como fiestas que vivimos sin ser conscientes de su significado.

Nuestra mente necesita renovar la promesa de amor, el compromiso de amor, la alianza de amor, el acuerdo de amor…y hacerlo con un pequeño rito personal o colectivo que integre el oído, la vista, el tacto, el gusto, incluso el olfato para que el anclaje que un dia surgió se regenere.

La humanidad se ha organizado para recordarnos algunos de esas necesarias renovaciones. Sabiduría milenaria y neurociencia confirman su conveniencia e incluso necesidad.

Removemos nuestros amores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.